Los personajes

Foto: Serie Isabel TVE

Aixa Bint Muhammad Aben Alhamar

Fue la madre de Abu Abd Allah, más conocido como Boabdil, último rey musulmán en la península. De sangre real, fue una mujer influyente, titular de un importante patrimonio, dicen que tuvo un fuerte carácter y estaba muy involucrada en los asuntos políticos del reino.

Muley Hacem e Isabel de Solís

El padre de Boabdil y esposo de Aixa fue Muley Hacém, que como sabéis se enamoró perdidamente de la concubina Isabel de Solís, una jovencísima cristiana a penas adolescente, capturada en una de las frecuentes razias que entre musulmanes y cristianos tenían lugar en aquellos convulsos tiempos.

Foto: Serie Isabel TVE

La historia

Muley respetaba a Aixa, pues al parecer era una mujer de carácter muy fuerte, quien contaba además con el favor del pueblo granadino. Cuentan que físicamente no era agraciada y tenía un aspecto bastante masculino, con abundante vello, lo cual no gustaba a los hombres y mucho menos al refinado y exquisito Muley, que cada vez estaba más obsesionado con la joven cristiana.

A pesar de todo Muley terminó trasladando a Isabel a la Alhambra y la metió en la torre de la Cautiva, de ahí su nombre, para apartar a su amada de su odiada mujer Aixa. Locamente enamorado, convirtió a Isabel en su favorita, desposándola y agasajándola con alhajas nunca vistas, sedas exquisitas, fragancias traídas de allende los mares y toda clase de lujos.

El pueblo enfurecido no aceptaba a la cristiana como reina, pues a estas alturas Muley había repudiado a Aixa sustituyéndola por la cristiana, que además había tenido un hijo varón del sultán, adquiriendo así plenos derechos. Sin embargo Aixa era una mujer de sangre real hija y nieta de sultanes, responsable, madre del primogénito destinado a heredar el reino, influyente y admirada por los granadinos.

Mientras Muley trasladó a Aixa al palacio de Dar-al-Horra, sito en el Albaycín, instalando a la cristiana en la torre de Comares junto a él. Todo el mundo rechazaba a la joven cristiana, desde el principio tuvo problemas pues sus compañeras del harén le dieron tal paliza que la dejaron irreconocible, apunto estuvieron de matarla.

El desenlace

Sin embargo Aixa no se quedó amilanada ante tal afrenta y se convirtió en el alma de la resistencia contra su marido y en favor de su hijo Boabdil, junto con la facción aristocrática de los Abencerrajes, conspirando para destronar a Muley y liberando a su hijo Boabdil, a quien su padre tenía preso en una de las torres de la Alhambra, incitándolo a huir junto con su hermano Yusuf a Guadix, donde el primero se proclamó rey.

Rendida Granada tras la conquista cristiana de 1492. Aixa se marchó al exilio junto a su hijo Boabdil, primero a Andarax en la Alpujarra y meses más tarde a Fez donde falleció….

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *